En caso de separación o divorcio, el enfrentamiento por la custodia de los hijos puede ser traumático tanto para los padres como para los menores. Siempre es preferible llegar a un acuerdo de custodia con el otro cónyuge. Pero la realidad nos dice que no siempre es posible, especialmente si hay situaciones de malos tratos o abusos.
A falta de acuerdo sobre la custodia y el régimen de visitas, la decisión que va a tomar el Juzgador va a estar guiada por el superior interés del niño. En ausencia de violencia o abusos, el interés de los menores es estar atendidos tanto por el padre como por la madre.
Los niños crecen y sus necesidades cambian. Si el convenio pactado o la sentencia judicial no cubren las necesidades de los niños, es susceptible de una modificación.

 

undefined